Páginas

martes, 27 de septiembre de 2011

Lasaña con "ñ"

Está claro que de este plato existen infinidad de recetas con ingredientes de lo más variopinto. Sin embargo, hemos querido compartir con vosotros la que cocinamos con más frecuencia: lasaña de carne a la boloñesa con espinacas y piñones. Y que quede claro que, pese a lo rimbombante que pueda parecer se trata de una receta asequible y muy simple, al alcance de todos, vamos. Que aproveche.

Lasaña de boloñesa y espinacas con piñones

Ingredientes:

  • 1 tarro grande de salsa boloñesa o dos pequeños de los que se usan para pasta. (Nosotros la hacemos casera, receta aquí)
  • 300 g. de carne picada mixta (vacuno y cerdo)
  • 1/2 bolsa de espinacas congeladas
  • Salsa bechamel
  • 1 caja de placas de lasaña precocidas (utilizamos marca El Pavo)
  • 1 bolsa de mezcla de 4 quesos para gratinar
  • 1 puñadito de piñones
  • Sal
  • Aceite de oliva
Coste: 6,50 €
Dificultad:
Muy poca

PREPARACION 

Ponemos a hidratar las placas de lasaña en agua templada. Mientras tanto, freímos la carne hasta que coja colorcillo. Añadimos a la sartén la salsa boloñesa y dejamos cocinar a fuego lento unos 10 minutos. Colocamos las espinacas en un recipiente adecuado para microondas y las cocemos en el micro durante 10 minutos. Vamos precalentando el horno convencional a 185 ºC.

En una sartén ponemos un poquito de aceite de oliva y le damos una vueltecita a los piñones, sin que se tuesten, solo los hacemos un pelín. Añadimos las espinacas que hemos cocido en el el micro, rehogamos y ponemos dos o tres cucharadas de bechamel (si es casera, mejor) revolviendo bien hasta que nos queden con un aspecto de esos que nos dan ganas de comérnoslas ya. Probamos y, si es preciso, rectificamos de sal.

Ya solo nos queda montar la lasaña: en una fuente de horno engrasada ponemos una capa de placas de lasaña que previamente habremos escurrido sobre papel de cocina. Sobre ellas una capa de carne, procurando que quede uniforme. Para igualar, un cazo o cucharón es ideal, utilizándolo por su parte exterior redondeada. Una nueva capa de placas y ponemos las espinacas, con las mismas premisas anteriores. Otra capa de placas y otra capa de carne, para finalizar cubriendo con una última capa de placas a modo de tapa.

Cubrimos todo con bechamel y, por encima, repartimos nuestra bolsa de 4 quesos rallados. A nosotros nos gusta ser generosos con el queso y ponemos el contenido de la bolsa al completo, pero es cuestión de gustos.

Introducimos en el horno (parte media) unos 15 o 20 minutos hasta que el queso se funda. Finalmente, gratinamos alrededor de 5 minutos y ya tenemos nuestra lasaña.

Resultado final (8 raciones generosas)

Print
Leer más...

lunes, 26 de septiembre de 2011

Salsa de tomate mexicana algo hispánica

Esta salsa de tomate al estilo mexicano está muy buena. Ideal para tomar con nuestros totopos, aúna las condiciones perseguidas por este blog y el gustirrinín que nos da el picante en la comida mexicana. Si os pasáis con el chile es conveniente tener a mano una Coronita bien fresca porque lo de usar un extintor ya le explicamos a los niños que no era muy viable, que servía para apagar otro tipo de incendios.

Salsa de tomate mexicana
Ingredientes:

  • 4 tomates maduros 
  • 1 cebolleta
  • 1 chile verde
  • 1 ramita de cilantro
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar

Coste: 0,60 €
Dificultad: No, no y no.

PREPARACION

Cortamos dos tomates en daditos muy pequeños. Trituramos los otros dos tomates como si fueran para gazpacho y pasamos por el chino para eliminar semillas y piel. En accesorio picador de la batidora ponemos el chile sin semillas junto con el resto de ingredientes en trozos pequeños, incluido el tomate que acabamos de triturar. Damos unos toques con el picador hasta que quede a la textura que nos apetezca, teniendo en cuenta que deberá de quedar picado, pero no triturado. Mezclamos con el resto del tomate, dejamos un par de horas en la nevera para que los sabores se integren y ¡a disfrutar!.


Nota: si os veis obligados a comprar una bandeja de chiles, simplemente quitarles las semillas, picarlos y congelarlos dentro de un tarrito de cristal o similar. Tendremos chile para una temporada, y eso sin tirar nada.


Print
Leer más...

Totopos de maíz sin bolsa

Hemos procedido (el participio de proceder es el toque elegante, fino en la redacción) a cocinar estos totopos de maíz redonditos, que si bien no tienen la presentación de los "oficiales", tanto de restaurante como de bolsa, a estos últimos les ganan en sabor por goleada. Son sencillos, económicos y, encima, dan la sensación de que entendemos de esto, lo que nos permite compartirlos con seguridad, con prestancia, con cierta vanidad, con alegría... ¡Hay que probarlos!. Respecto a las salsitas con los que los acompañaremos, no seáis impacientes y esperad a la siguiente entrada...

Totopos de maíz
  • Ingredientes:
  • 4 tortillas mexicanas de maíz (utilizamos Auchan, la marca blanca de Alcampo)
  • Aceite de girasol para freír
Coste: 0,40 €
Dificultad: Un bebé lactante mexicano los haría aunque le hubiesen llenado el biberón con mezcal, gusanito incluido. (Vaya salvajada, por cierto)

PREPARACION
Con un aro de emplatar cortamos las tortillas en círculos. Calentamos el aceite y freímos a fuego suave con cuidado, que se queman enseguida. Escurrimos sobre papel absorbente de cocina y ¡listo!


Print
Leer más...

sábado, 24 de septiembre de 2011

Pimientos rellenos gratificantes

Ahí los tenéis: recién saliditos del horno. Los pimientos rellenos son un plato muy común y socorrido, rico, sanote (dependiendo del relleno, claro) y muy, muy agradecido. En este caso hemos optado por la carne con pasas. Existe la opción de añadirle piñones, pero su precio hace decaer los ánimos al más pintado. Y es que cuatro euros una bolsita de piñones tamaño lenteja no deja de ser disuasorio ¿será éste el oscuro propósito de cualquier conjura de algún contubernio internacional?¿Será por la pertinaz sequía?. Bueno, pues ¡queda inaugurado este plato!.

Pimientos rellenos
Ingredientes:

  • 4 pimientos rojos, que no sean puntiagudos para que se sostengan de pie
  • 300 g. de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 1 tarrina de taquitos de jamón
  • 1 tarrina de taquitos de bacon
  • 1 cebolla
  • 50 g. de pasas sultanas
  • Tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta molida
Coste: 6 €
Dificultad: Inexistente 

PREPARACION
Lavamos los pimientos, cortamos la parte de arriba con un cuchillo con el fin de formar una tapa con su rabito a modo de boina. Eliminamos las semillas y las telillas blancas del interior. Reservamos a la vez que precalentamos el horno a 185ºC..


En una sartén calentamos tres cucharadas de aceite y sofreímos la cebolla hasta que empiece a ponerse transparente. Picamos el bacon y el jamón en la picadora eléctrica, mezclamos con la carne y ponemos en la sartén. Freímos hasta que la carne coja color. Incorporamos las pasas y cuatro cucharadas de tomate frito (si es casero, miel sobre hojuelas). Cocinamos durante cinco minutos y ya tenemos el relleno.

Ya solo nos queda rellenar los pimientos, taparlos con sus "boinas", pintarlos con un poquito (muy poquito) de aceite de oliva y hornear durante unos 40 minutos. Es preferible ponerlos en el cuarto inferior del horno para que las resistencias del grill no nos los quemen. Cuando termine la cocción, dejamos enfriar el horno con los pimientos dentro para que "suden", así soltarán su jugo y se despegará la piel. A la hora de  servir, si es que han enfriado, golpe de microondas y santas pascuas. Servimos con su propio jugo y será el comensal "disfrutador" el que retire la piel, que nosotros ya hemos trabajado bastante...



Print
Leer más...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Tortillas mexicanas al estilo internacional

Esta receta que os presentamos es una variante de la publicada en su día por Falsarius Chef. Rica y un poquito picante, nos soluciona un entrante o un plato ligero en un abrir y cerrar de ojos. Hemos cambiado ingredientes, pero mantiene el espíritu: una comida muy aparente sin esfuerzos de ningún tipo. Lo de internacionales viene por el atún y la ensalada italiana. Y es que no nos podíamos resistir.


Tortillas mexicanas de atún
Ingredientes:

  • 1 lata de atún en aceite (utilizamos bonito en conserva, el de nuestra receta)
  • 1/2 bolsa de ensalada (utilizamos italiana marca Eroski, que tiene un gran cantidad de brotes tiernos además de lechuga. Cualquiera vale.)
  • 2 tortillas mexicanas de trigo (de las que vienen preparadas, en este caso marca Hacendado, de Mercadona)
  • 1/2 chile jalapeño (usamos de la marca Clemente Jacques)
  • 1 chile chipotle adobado (usamos la misma marca)
  • 3 cucharadas soperas de mayonesa (la hicimos casera con aceite de girasol)
Coste: 1,70 Euros
Dificultad: Pa
ra estudiantes de 6º de Educación Infantil

PREPARACION 
En el accesorio picador de la batidora ponemos la ensalada, el chile chipotle y el  medio jalapeño, al que habremos eliminado las pepitas para evitar así un incendio interno cuando nos comamos la tortilla. Damos unos toques muy cortos a la picadora hasta que la verdura quede a nuestro gusto. Escurrimos la lata de atún, desmenuzamos y mezclamos con el picadillo de verduras anterior junto a la mayonesa. Calentamos cada tortilla en el microondas durante veinte segundos. Ponemos en cada una la mitad de la mezcla y envolvemos con cuidado, haciendo un rollito. Cortamos al medio con la precaución de no aplastar y listo: una leve incursión en los sabores de México, con ciertas licencias eso sí, pero muy rica.


Print
Leer más...

domingo, 18 de septiembre de 2011

Tomates secamente jugosos

Una de nuestras manías es preparar conservas. En estos tiempos donde los congeladores son aparatos al uso, quizás no sea ésta una cuestión vital, pero si lo que queremos es ahorrar espacio, ajustar el gasto y comer rico (tres objetivos prioritarios de esta familia) la conserva ayuda mucho. Si además cocinamos algo que no es fácil de encontrar así de casero y con este sabor, pues miel sobre hojuelas, que diría nuestro abuelo. En el caso de esta receta, se producen sensaciones cuasi oníricas (aquí si que nos hemos lucido, pero escrito queda). Si acompañamos el tomate sobre una tosta de pan caserito con una loncha de jamón, estaremos triunfando. En ensalada va de vicio. Y el aceite que queda en el tarro (si es que queda) después de consumir los tomates es simplemente chapeau. ¿A que esperas para animarte?. ¡Venga, que ya estás tardando...!

Tomates en conserva
Ingredientes:
  • 1 kg. de tomates maduros (tipo pera o canarios)
  • Sal fina
  • Azúcar blanco
  • Pimienta (mejor variadas en molinillo)
  • Hierbas aromáticas (Romero, tomillo, albahaca, orégano, provenzales..., aquí puedes experimentar con tu imaginación y tus gustos)
  • Aceite de oliva refinado (del normalito)
  • Aceite de oliva virgen extra (uno que sea rico)
Coste: En esta época del año, más o menos 1 Euro (Lidl)Dificultad: Como no tengamos mucha, pero que mucha paciencia, vamos de cráneo.


PREPARACION
Lavamos los tomates, les quitamos los restos del tallo y los cortamos en medios cuartos. Cubrimos un bandeja de horno con papel absorbente de cocina (sí, no es un error) y colocamos en ella los tomates cortados.

1 kg. de tomates  cortados en medios cuartoi
Hacemos una mezcla de azúcar y sal (dos medidas de azúcar por cada una de sal) y espolvoreamos los tomates sin quedarnos cortos. Para la bandeja de la foto utilizamos cuatro cucharadas soperas de azúcar y dos de sal. Regamos los tomates con el aceite de oliva corriente. Hemos usado un biberón de cocina por eso de la comodidad, no es necesario empapar, ya que escurrirá y se irá al papel. Molemos pimienta sobre nuestros tomatitos y ponemos las hierbas aromáticas que más nos gusten. Nosotros utilizamos botes de especias de hierbas secas. Ahí entra en juego la experimentación: podemos utilizar una sola variedad, hacer mezclas, en fin, que si alguien descubre algo especial, pues nos lo dice y probamos nosotros. Seguidamente introducimos en el horno a 70ºC y, con es paciencia infinita que nos caracteriza, cocinamos (o secamos, que sería quizás más correcto) por espacio de nueve horas. No es una errata: nueve horas. Dejamos enfriar sin retirar del horno para aprovecha aún más el secado.

Así quedan después de nueve horas de "tratamiento"
Para envasar, esterilizamos (hervimos en una cacerola o, mejor aún en la olla a presión) el tarro de cristal junto con su tapa. A nosotros nos sale un tarro como el de la foto por cada kg. de tomate. En este caso no hay que ses excesivamente celosos con la esterilización, dado que el aceite cumplirá perfectamente con la función de conservar. Incluso podríamos envasar sin esterilizar previamente, pero a nosotros nos gusta más así. Ponemos el tomate en el tarro, sin sacudir las hierbas aromáticas, por muchas que nos parezcan, y rellenamos con hasta el borde con nuestro aceite de oliva virgen extra, dando unos golpecitos con, por ejemplo, un tenedor en la base del tarro para asegurarnos de que eliminamos las burbujas de aire. Aquí es conveniente utilizar un aceite rico y para nuestro gusto, no muy ácido. Hemos puesto el virgen extra de marca Abril por eso de que se envasa en Galicia y está muy rico y con un precio muy asequible. 


Ya solo nos queda hacer el vacío al tarro, operación que no es imprescindible si vamos a consumirlo razonablemente  pronto (un par de meses como máximo) o lo guardamos en nevera con una temperatura lo suficientemente baja para que el aceite se cuaje. De lo contrario deberemos hacerlo para que los tomates no se vuelvan ácidos. Con fin de no cocerlos, usaremos el microondas en vez de la olla. Con el tarro bien cerrado, introducimos a máxima potencia durante un minuto y cuarto. Que nadie se asuste, aunque la tapa es metálica no saldrán chispas, no se producen explosiones ni se estropea el horno. La tapa se abombará hacia afuera como cuando lo hacemos en la olla. Dejamos enfriar envuelto en una toalla el tiempo necesario hasta que el cristal no nos transmita calor alguno y listo.

Una vez puestos en aceite, los tomates estarán en su punto a los tres días. Pelan de maravilla, por lo que es muy fácil hacerlo antes de servirlos. Simplemente para chuparse los dedos.




Print
Leer más...