Páginas

domingo, 23 de octubre de 2011

Chorizos curados en manteca (de cerdo, faltaría más)

Ahora que es normal quejarse de la escasez de pan ante la abundancia de chorizos y dado que se aproxima San Martín (ya sabemos que a cada cerdo le toca), haremos esta receta que transforma unos modestos chorizos en un cuasi manjar, ideal para añadir a un buen potaje o simplemente para comérnoslos tal cual. 

Cuando yo era crío se hacía la matanza en casa. Recuerdo a mi padre remangado, amasando la zorza en barreños de barro hasta darle el punto adecuado para embutir, tarea en la que yo colaboraba dándole a la manivela de la máquina. Después mi abuelo ahumaba los chorizos para que se curasen. Para su conservación se recurría a las latas de aceite de oliva grandotas que aún podemos ver en la tienda. Se abrían con un abrelatas común y en el aceite se sofreían a fuego muy lento varias cebollas y ajos enteros para rebajar la acidez. Después se disponían los chorizos en el interior de la lata, se cubrían con aceite y ya teníamos embutido para el resto del año. Los congeladores y el envasado al vacío relegaron esa forma de conservación al simple recuerdo. Fueron unos tiempos magníficos, que rememoro con mucha nostalgia, máxime cuando algunos de los protagonistas ya no están. 

Como no disponemos de esas delicias caseras, recurrimos a embutido comercial. Hemos utilizado los de la foto: saben bien y están fresquitos. Inconveniente: debemos aguardar al menos un año para consumirlos, así que el truquillo está en saber esperar al menos esos primeros doce meses. Después, a repetir el ciclo. Hala, no dejéis que me enrolle y vamos a cocinar, que me conozco.

Chorizos en manteca de cerdo

Ingredientes:
  • Chorizos de media curación (Los de la foto son de Eroski)
  • Aceite de oliva
  • Manteca de cerdo (Utilizamos comercial de Campofrío, un poco más cara de lo habitual, pero la que normalmente compramos en la carnicería tenía aspecto de estar un poco rancia, así que nos pasamos por el súper)
Chorizos fresquitos
Coste: Depende del número de chorizos, pero unos 2,5 € por tarro
Dificultad: No se puede hacer con el cerdo vivo, que el bicho quiere largarse y no acabamos de saber por qué...


La manteca

PREPARACION

Ponemos aceite en una sartén hasta cubra los chorizos solo hasta la mitad. Freímos a fuego suave dos minutos por cada lado (dándole la vuelta al chorizo, claro). Reservamos el aceite. Colocamos los chorizos en un tarro de cristal y ponemos aceite con el que hemos cocinado y manteca de cerdo (previamente fundida en el mismo aceite) a partes iguales, hasta el borde del envase. Cerramos herméticamente y conservamos en un lugar oscuro y freso. Dentro de un año, cuando estén listos, hablamos.


Print

2 comentarios:

La cocina de mi abuelo dijo...

hasta que aparecieron las bolsas de envasado al vacia en mi casa se conservaban así, :)

elena dijo...

Me ha encantado conocer este detalle de la matanza cuando eras crío.
Mi madre varias veces me habló de las matanzas en el pueblo yt al, pero mis hermanos y yo ya es algo que nunca hemos conocido.
Como mucho hacer chorizos a partir de la carne picada comprada.

Saludos!

Publicar un comentario en la entrada