Páginas

martes, 8 de noviembre de 2011

Chuletas de Sajonia en salsa aceitunera

Hacía tiempo que no consumíamos chuletas o lomo de Sajonia. Lo habíamos hecho con frecuencia casi diaria durante nuestras estancias por motivos laborales en la República Checa, país muy influenciado por distintas cocinas, entre las que destacan la alemana y la húngara. En la zona en la que residíamos (Bohemia occidental) era común consumirlas en múltiples versiones: con salsas, con chucrut, con manzana, a la plancha e incluso en goulash. La versatilidad de este producto es enorme, porque su salazón y ligero ahumado además de su cocido al punto, le aportan no solo capacidad de conservación, sino un sabor peculiar de muy fácil combinación. En alemán se les conoce como Kasseler y aunque aquí les llamemos "de Sajonia", no tienen su origen en esa zona de Alemania sino que se preparan siguiendo la receta de un carnicero que vivía en Berlín a mediados del siglo XIX. 

En fin, que las había en el súper y nos decidimos a prepararlas en salsa de aceitunas verdes. Ahí va la receta.

Chuletas de Sajonia en salsa de aceitunas verdes

Ingredientes:

  • 4 chuletas de Sajonia
  • 125 g. de aceitunas verdes sin hueso
  • 1 cebolla
  • 3 dientes de ajo medianos
  • 150 g. de salsa de tomate
  • 1 vasito de vino blanco más bien seco
  • Aceite de oliva

Coste: 3,00 €
Dificultad: Para novatos recién emancipados

PREPARACION

Picamos la cebolla y el ajo y sofreímos en aceite de oliva a fuego lento. Mientras tanto picamos las aceitunas con el accesorio picador de la batidora y reservamos. Deshuesamos las chuletas, cortamos en tiras y reservamos igualmente. Cuando la cebolla haya cogido colorcito, añadimos el resto de ingredientes a excepción de las chuletas, removemos y dejamos cocinar unos 10 minutos. Pasado este tiempo incorporamos las chuletas, mezclamos y dejamos el tiempo justo para que se calienten. Podemos servirlas con el acompañamiento que más nos guste, aunque un puré de patata caserito es ideal. Si además, al hacer el puré añadimos unas cucharaditas de parmesano rallado, será el summun...


Print
Leer más...

domingo, 6 de noviembre de 2011

Habas salteadas con morcilla y bacon

Caminábamos una tarde por la tienda de congelados en busca de cualquier cosa con la que saciar nuestros apetitos (alimenticios, que quede claro) cuando entre el cajón de las coles de bruselas y el de los guisantes, justo debajo del recipiente de la zanahoria troceada, unas habas verdes y hermosotas parecían casi suplicarnos que nos las llevásemos a casa. Un simple cruce de miradas cómplices sirvieron, con la inestimable ayuda de una bolsa de plástico, para decidirnos a poner las legumbres en su lugar: la cesta. O sea que hoy, para  comer, habas. 

Habas salteadas con morcilla y bacon
Ingredientes:

  • 1 kg. de habas verdes congeladas
  • 1/2 tarrina de bacon en tiras
  • 2 morcillas de cebolla (de las que se usan para la fabada)
  • 1 cebolla mediana
  • Aceite de oliva
  • 1 cubito de caldo de verduras
  • 1 cubito de caldo de carne

Coste:
2,50 €
Dificultad: Ni se nombra

PREPARACION

En una olla ponemos a hervir agua junto con los cubitos de caldo. Cuando llegue a ebullición añadimos las habas y cocinamos unos 25-30 minutos, hasta que estén hechas. (Es conveniente probar, por si acaso.) Calentamos aceite en una sartén grande y añadimos la cebolla picada finamente. Cocinamos a fuego lento y cuando empiece a tomar colorcito añadimos el bacon, que habremos previamente  partido un poquito más, de forma que las tiras que trae el envase nos queden a mitad de tamaño. Cuando el bacon se cocine y suelte su jugo, añadimos las habas y la morcilla picada. Ya solo es cuestión de ir revolviendo para que se mezclen los sabores y se dore todo un poquito. 10 minutos será tiempo suficiente. Que aproveche.

Print
Leer más...

jueves, 3 de noviembre de 2011

Dando la lata con sardinillas en tempura

Esta receta deriva de otra original del inigualable Caius Apicius, periodista gastronómico desde hace muuuchoos años. Es una forma simplota de zamparnos unas sardinas en lata con algo más de prestancia, calentitas. Nosotros hemos optado por sardinillas al limón y, pese a que solemos hacer la tempura con harina común de trigo, en esta ocasión nos decantamos por harina específica para tal fin, de la que venden en Mercadona. Ricas ricas, merecen la pena.


Sardinillas en tempura

Ingredientes:
  • 2 latas de sardinillas al limón
  • Preparado de harina para tempura
  • Agua
  • Aceite de oliva para freír
Coste: 2,70 €
Dificultad: No, no, no...

PREPARACION
Ponemos a escurrir las sardinas de su aceite. Preparamos la tempura para rebozar mezclando la harina con agua muy fría hasta que alcance la consistencia de unas natillas. Vamos pasando las sardinas por el preparado para rebozar, freímos en aceite bien caliente y escurrimos sobre papel absorbente de cocina. Quedarán estupendas.


Print
Leer más...

jueves, 27 de octubre de 2011

Halloween o Samaín. Canción de los esqueletos

Hoy nos vais a permitir un pequeño guiño a la fiesta de Samaín, el equivalente gallego al Halloween. Este es el vídeo. ¿Nos estamos galleguizando o anglosajoneando?. Misterios irresolubles e inexplicables como la Santa Compaña. Esta entrada es a petición de nuestros niños, seguidores del Blog. Que lo disfrutéis.





Leer más...

domingo, 23 de octubre de 2011

Chorizos curados en manteca (de cerdo, faltaría más)

Ahora que es normal quejarse de la escasez de pan ante la abundancia de chorizos y dado que se aproxima San Martín (ya sabemos que a cada cerdo le toca), haremos esta receta que transforma unos modestos chorizos en un cuasi manjar, ideal para añadir a un buen potaje o simplemente para comérnoslos tal cual. 

Cuando yo era crío se hacía la matanza en casa. Recuerdo a mi padre remangado, amasando la zorza en barreños de barro hasta darle el punto adecuado para embutir, tarea en la que yo colaboraba dándole a la manivela de la máquina. Después mi abuelo ahumaba los chorizos para que se curasen. Para su conservación se recurría a las latas de aceite de oliva grandotas que aún podemos ver en la tienda. Se abrían con un abrelatas común y en el aceite se sofreían a fuego muy lento varias cebollas y ajos enteros para rebajar la acidez. Después se disponían los chorizos en el interior de la lata, se cubrían con aceite y ya teníamos embutido para el resto del año. Los congeladores y el envasado al vacío relegaron esa forma de conservación al simple recuerdo. Fueron unos tiempos magníficos, que rememoro con mucha nostalgia, máxime cuando algunos de los protagonistas ya no están. 

Como no disponemos de esas delicias caseras, recurrimos a embutido comercial. Hemos utilizado los de la foto: saben bien y están fresquitos. Inconveniente: debemos aguardar al menos un año para consumirlos, así que el truquillo está en saber esperar al menos esos primeros doce meses. Después, a repetir el ciclo. Hala, no dejéis que me enrolle y vamos a cocinar, que me conozco.

Chorizos en manteca de cerdo

Ingredientes:
  • Chorizos de media curación (Los de la foto son de Eroski)
  • Aceite de oliva
  • Manteca de cerdo (Utilizamos comercial de Campofrío, un poco más cara de lo habitual, pero la que normalmente compramos en la carnicería tenía aspecto de estar un poco rancia, así que nos pasamos por el súper)
Chorizos fresquitos
Coste: Depende del número de chorizos, pero unos 2,5 € por tarro
Dificultad: No se puede hacer con el cerdo vivo, que el bicho quiere largarse y no acabamos de saber por qué...


La manteca

PREPARACION

Ponemos aceite en una sartén hasta cubra los chorizos solo hasta la mitad. Freímos a fuego suave dos minutos por cada lado (dándole la vuelta al chorizo, claro). Reservamos el aceite. Colocamos los chorizos en un tarro de cristal y ponemos aceite con el que hemos cocinado y manteca de cerdo (previamente fundida en el mismo aceite) a partes iguales, hasta el borde del envase. Cerramos herméticamente y conservamos en un lugar oscuro y freso. Dentro de un año, cuando estén listos, hablamos.


Print
Leer más...

martes, 27 de septiembre de 2011

Lasaña con "ñ"

Está claro que de este plato existen infinidad de recetas con ingredientes de lo más variopinto. Sin embargo, hemos querido compartir con vosotros la que cocinamos con más frecuencia: lasaña de carne a la boloñesa con espinacas y piñones. Y que quede claro que, pese a lo rimbombante que pueda parecer se trata de una receta asequible y muy simple, al alcance de todos, vamos. Que aproveche.

Lasaña de boloñesa y espinacas con piñones

Ingredientes:

  • 1 tarro grande de salsa boloñesa o dos pequeños de los que se usan para pasta. (Nosotros la hacemos casera, receta aquí)
  • 300 g. de carne picada mixta (vacuno y cerdo)
  • 1/2 bolsa de espinacas congeladas
  • Salsa bechamel
  • 1 caja de placas de lasaña precocidas (utilizamos marca El Pavo)
  • 1 bolsa de mezcla de 4 quesos para gratinar
  • 1 puñadito de piñones
  • Sal
  • Aceite de oliva
Coste: 6,50 €
Dificultad:
Muy poca

PREPARACION 

Ponemos a hidratar las placas de lasaña en agua templada. Mientras tanto, freímos la carne hasta que coja colorcillo. Añadimos a la sartén la salsa boloñesa y dejamos cocinar a fuego lento unos 10 minutos. Colocamos las espinacas en un recipiente adecuado para microondas y las cocemos en el micro durante 10 minutos. Vamos precalentando el horno convencional a 185 ºC.

En una sartén ponemos un poquito de aceite de oliva y le damos una vueltecita a los piñones, sin que se tuesten, solo los hacemos un pelín. Añadimos las espinacas que hemos cocido en el el micro, rehogamos y ponemos dos o tres cucharadas de bechamel (si es casera, mejor) revolviendo bien hasta que nos queden con un aspecto de esos que nos dan ganas de comérnoslas ya. Probamos y, si es preciso, rectificamos de sal.

Ya solo nos queda montar la lasaña: en una fuente de horno engrasada ponemos una capa de placas de lasaña que previamente habremos escurrido sobre papel de cocina. Sobre ellas una capa de carne, procurando que quede uniforme. Para igualar, un cazo o cucharón es ideal, utilizándolo por su parte exterior redondeada. Una nueva capa de placas y ponemos las espinacas, con las mismas premisas anteriores. Otra capa de placas y otra capa de carne, para finalizar cubriendo con una última capa de placas a modo de tapa.

Cubrimos todo con bechamel y, por encima, repartimos nuestra bolsa de 4 quesos rallados. A nosotros nos gusta ser generosos con el queso y ponemos el contenido de la bolsa al completo, pero es cuestión de gustos.

Introducimos en el horno (parte media) unos 15 o 20 minutos hasta que el queso se funda. Finalmente, gratinamos alrededor de 5 minutos y ya tenemos nuestra lasaña.

Resultado final (8 raciones generosas)

Print
Leer más...

lunes, 26 de septiembre de 2011

Salsa de tomate mexicana algo hispánica

Esta salsa de tomate al estilo mexicano está muy buena. Ideal para tomar con nuestros totopos, aúna las condiciones perseguidas por este blog y el gustirrinín que nos da el picante en la comida mexicana. Si os pasáis con el chile es conveniente tener a mano una Coronita bien fresca porque lo de usar un extintor ya le explicamos a los niños que no era muy viable, que servía para apagar otro tipo de incendios.

Salsa de tomate mexicana
Ingredientes:

  • 4 tomates maduros 
  • 1 cebolleta
  • 1 chile verde
  • 1 ramita de cilantro
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 cucharadita de comino molido
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de azúcar

Coste: 0,60 €
Dificultad: No, no y no.

PREPARACION

Cortamos dos tomates en daditos muy pequeños. Trituramos los otros dos tomates como si fueran para gazpacho y pasamos por el chino para eliminar semillas y piel. En accesorio picador de la batidora ponemos el chile sin semillas junto con el resto de ingredientes en trozos pequeños, incluido el tomate que acabamos de triturar. Damos unos toques con el picador hasta que quede a la textura que nos apetezca, teniendo en cuenta que deberá de quedar picado, pero no triturado. Mezclamos con el resto del tomate, dejamos un par de horas en la nevera para que los sabores se integren y ¡a disfrutar!.


Nota: si os veis obligados a comprar una bandeja de chiles, simplemente quitarles las semillas, picarlos y congelarlos dentro de un tarrito de cristal o similar. Tendremos chile para una temporada, y eso sin tirar nada.


Print
Leer más...

Totopos de maíz sin bolsa

Hemos procedido (el participio de proceder es el toque elegante, fino en la redacción) a cocinar estos totopos de maíz redonditos, que si bien no tienen la presentación de los "oficiales", tanto de restaurante como de bolsa, a estos últimos les ganan en sabor por goleada. Son sencillos, económicos y, encima, dan la sensación de que entendemos de esto, lo que nos permite compartirlos con seguridad, con prestancia, con cierta vanidad, con alegría... ¡Hay que probarlos!. Respecto a las salsitas con los que los acompañaremos, no seáis impacientes y esperad a la siguiente entrada...

Totopos de maíz
  • Ingredientes:
  • 4 tortillas mexicanas de maíz (utilizamos Auchan, la marca blanca de Alcampo)
  • Aceite de girasol para freír
Coste: 0,40 €
Dificultad: Un bebé lactante mexicano los haría aunque le hubiesen llenado el biberón con mezcal, gusanito incluido. (Vaya salvajada, por cierto)

PREPARACION
Con un aro de emplatar cortamos las tortillas en círculos. Calentamos el aceite y freímos a fuego suave con cuidado, que se queman enseguida. Escurrimos sobre papel absorbente de cocina y ¡listo!


Print
Leer más...

sábado, 24 de septiembre de 2011

Pimientos rellenos gratificantes

Ahí los tenéis: recién saliditos del horno. Los pimientos rellenos son un plato muy común y socorrido, rico, sanote (dependiendo del relleno, claro) y muy, muy agradecido. En este caso hemos optado por la carne con pasas. Existe la opción de añadirle piñones, pero su precio hace decaer los ánimos al más pintado. Y es que cuatro euros una bolsita de piñones tamaño lenteja no deja de ser disuasorio ¿será éste el oscuro propósito de cualquier conjura de algún contubernio internacional?¿Será por la pertinaz sequía?. Bueno, pues ¡queda inaugurado este plato!.

Pimientos rellenos
Ingredientes:

  • 4 pimientos rojos, que no sean puntiagudos para que se sostengan de pie
  • 300 g. de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 1 tarrina de taquitos de jamón
  • 1 tarrina de taquitos de bacon
  • 1 cebolla
  • 50 g. de pasas sultanas
  • Tomate frito
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta molida
Coste: 6 €
Dificultad: Inexistente 

PREPARACION
Lavamos los pimientos, cortamos la parte de arriba con un cuchillo con el fin de formar una tapa con su rabito a modo de boina. Eliminamos las semillas y las telillas blancas del interior. Reservamos a la vez que precalentamos el horno a 185ºC..


En una sartén calentamos tres cucharadas de aceite y sofreímos la cebolla hasta que empiece a ponerse transparente. Picamos el bacon y el jamón en la picadora eléctrica, mezclamos con la carne y ponemos en la sartén. Freímos hasta que la carne coja color. Incorporamos las pasas y cuatro cucharadas de tomate frito (si es casero, miel sobre hojuelas). Cocinamos durante cinco minutos y ya tenemos el relleno.

Ya solo nos queda rellenar los pimientos, taparlos con sus "boinas", pintarlos con un poquito (muy poquito) de aceite de oliva y hornear durante unos 40 minutos. Es preferible ponerlos en el cuarto inferior del horno para que las resistencias del grill no nos los quemen. Cuando termine la cocción, dejamos enfriar el horno con los pimientos dentro para que "suden", así soltarán su jugo y se despegará la piel. A la hora de  servir, si es que han enfriado, golpe de microondas y santas pascuas. Servimos con su propio jugo y será el comensal "disfrutador" el que retire la piel, que nosotros ya hemos trabajado bastante...



Print
Leer más...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Tortillas mexicanas al estilo internacional

Esta receta que os presentamos es una variante de la publicada en su día por Falsarius Chef. Rica y un poquito picante, nos soluciona un entrante o un plato ligero en un abrir y cerrar de ojos. Hemos cambiado ingredientes, pero mantiene el espíritu: una comida muy aparente sin esfuerzos de ningún tipo. Lo de internacionales viene por el atún y la ensalada italiana. Y es que no nos podíamos resistir.


Tortillas mexicanas de atún
Ingredientes:

  • 1 lata de atún en aceite (utilizamos bonito en conserva, el de nuestra receta)
  • 1/2 bolsa de ensalada (utilizamos italiana marca Eroski, que tiene un gran cantidad de brotes tiernos además de lechuga. Cualquiera vale.)
  • 2 tortillas mexicanas de trigo (de las que vienen preparadas, en este caso marca Hacendado, de Mercadona)
  • 1/2 chile jalapeño (usamos de la marca Clemente Jacques)
  • 1 chile chipotle adobado (usamos la misma marca)
  • 3 cucharadas soperas de mayonesa (la hicimos casera con aceite de girasol)
Coste: 1,70 Euros
Dificultad: Pa
ra estudiantes de 6º de Educación Infantil

PREPARACION 
En el accesorio picador de la batidora ponemos la ensalada, el chile chipotle y el  medio jalapeño, al que habremos eliminado las pepitas para evitar así un incendio interno cuando nos comamos la tortilla. Damos unos toques muy cortos a la picadora hasta que la verdura quede a nuestro gusto. Escurrimos la lata de atún, desmenuzamos y mezclamos con el picadillo de verduras anterior junto a la mayonesa. Calentamos cada tortilla en el microondas durante veinte segundos. Ponemos en cada una la mitad de la mezcla y envolvemos con cuidado, haciendo un rollito. Cortamos al medio con la precaución de no aplastar y listo: una leve incursión en los sabores de México, con ciertas licencias eso sí, pero muy rica.


Print
Leer más...

domingo, 18 de septiembre de 2011

Tomates secamente jugosos

Una de nuestras manías es preparar conservas. En estos tiempos donde los congeladores son aparatos al uso, quizás no sea ésta una cuestión vital, pero si lo que queremos es ahorrar espacio, ajustar el gasto y comer rico (tres objetivos prioritarios de esta familia) la conserva ayuda mucho. Si además cocinamos algo que no es fácil de encontrar así de casero y con este sabor, pues miel sobre hojuelas, que diría nuestro abuelo. En el caso de esta receta, se producen sensaciones cuasi oníricas (aquí si que nos hemos lucido, pero escrito queda). Si acompañamos el tomate sobre una tosta de pan caserito con una loncha de jamón, estaremos triunfando. En ensalada va de vicio. Y el aceite que queda en el tarro (si es que queda) después de consumir los tomates es simplemente chapeau. ¿A que esperas para animarte?. ¡Venga, que ya estás tardando...!

Tomates en conserva
Ingredientes:
  • 1 kg. de tomates maduros (tipo pera o canarios)
  • Sal fina
  • Azúcar blanco
  • Pimienta (mejor variadas en molinillo)
  • Hierbas aromáticas (Romero, tomillo, albahaca, orégano, provenzales..., aquí puedes experimentar con tu imaginación y tus gustos)
  • Aceite de oliva refinado (del normalito)
  • Aceite de oliva virgen extra (uno que sea rico)
Coste: En esta época del año, más o menos 1 Euro (Lidl)Dificultad: Como no tengamos mucha, pero que mucha paciencia, vamos de cráneo.


PREPARACION
Lavamos los tomates, les quitamos los restos del tallo y los cortamos en medios cuartos. Cubrimos un bandeja de horno con papel absorbente de cocina (sí, no es un error) y colocamos en ella los tomates cortados.

1 kg. de tomates  cortados en medios cuartoi
Hacemos una mezcla de azúcar y sal (dos medidas de azúcar por cada una de sal) y espolvoreamos los tomates sin quedarnos cortos. Para la bandeja de la foto utilizamos cuatro cucharadas soperas de azúcar y dos de sal. Regamos los tomates con el aceite de oliva corriente. Hemos usado un biberón de cocina por eso de la comodidad, no es necesario empapar, ya que escurrirá y se irá al papel. Molemos pimienta sobre nuestros tomatitos y ponemos las hierbas aromáticas que más nos gusten. Nosotros utilizamos botes de especias de hierbas secas. Ahí entra en juego la experimentación: podemos utilizar una sola variedad, hacer mezclas, en fin, que si alguien descubre algo especial, pues nos lo dice y probamos nosotros. Seguidamente introducimos en el horno a 70ºC y, con es paciencia infinita que nos caracteriza, cocinamos (o secamos, que sería quizás más correcto) por espacio de nueve horas. No es una errata: nueve horas. Dejamos enfriar sin retirar del horno para aprovecha aún más el secado.

Así quedan después de nueve horas de "tratamiento"
Para envasar, esterilizamos (hervimos en una cacerola o, mejor aún en la olla a presión) el tarro de cristal junto con su tapa. A nosotros nos sale un tarro como el de la foto por cada kg. de tomate. En este caso no hay que ses excesivamente celosos con la esterilización, dado que el aceite cumplirá perfectamente con la función de conservar. Incluso podríamos envasar sin esterilizar previamente, pero a nosotros nos gusta más así. Ponemos el tomate en el tarro, sin sacudir las hierbas aromáticas, por muchas que nos parezcan, y rellenamos con hasta el borde con nuestro aceite de oliva virgen extra, dando unos golpecitos con, por ejemplo, un tenedor en la base del tarro para asegurarnos de que eliminamos las burbujas de aire. Aquí es conveniente utilizar un aceite rico y para nuestro gusto, no muy ácido. Hemos puesto el virgen extra de marca Abril por eso de que se envasa en Galicia y está muy rico y con un precio muy asequible. 


Ya solo nos queda hacer el vacío al tarro, operación que no es imprescindible si vamos a consumirlo razonablemente  pronto (un par de meses como máximo) o lo guardamos en nevera con una temperatura lo suficientemente baja para que el aceite se cuaje. De lo contrario deberemos hacerlo para que los tomates no se vuelvan ácidos. Con fin de no cocerlos, usaremos el microondas en vez de la olla. Con el tarro bien cerrado, introducimos a máxima potencia durante un minuto y cuarto. Que nadie se asuste, aunque la tapa es metálica no saldrán chispas, no se producen explosiones ni se estropea el horno. La tapa se abombará hacia afuera como cuando lo hacemos en la olla. Dejamos enfriar envuelto en una toalla el tiempo necesario hasta que el cristal no nos transmita calor alguno y listo.

Una vez puestos en aceite, los tomates estarán en su punto a los tres días. Pelan de maravilla, por lo que es muy fácil hacerlo antes de servirlos. Simplemente para chuparse los dedos.




Print
Leer más...

martes, 30 de agosto de 2011

Retorno

Hemos vuelto. La salud nos sigue jugando malas pasadas y nos ha tenido alejados de estos pagos. No podremos retornar con la asiduidad que nos gustaría, pero confiemos en que con el paso del tiempo las aguas regresen poco a poco a su cauce. Y después de esta licenciosa metáfora, la próxima semana empezaremos a publicar. Un abrazo a todos (y a todas, que está de moda ser políticamente correcto, o lo que es lo mismo, hablar como los políticos).


Leer más...

jueves, 28 de julio de 2011

Vigo

Hoy nos vais a permitir una pequeña licencia: incluir un vídeo que no es de cocina. Reúne una colección de instantáneas de nuestra ciudad con un fondo musical de Luar na Lubre, cuando aún contaba con la magistral voz de Rosa Cedrón. Seguro que os gusta.







Print
Leer más...

jueves, 21 de julio de 2011

Nécoras de la Ría de Vigo

Nuestra hermana Marité, suministradora oficial de pescados y mariscos a esta familia y que posee una visión cuasi científica para saber distinguir lo exquisito de lo bueno, nos regaló estas nécoras adquiridas en el mercado de Teis (un barrio de las afueras de Vigo). Ni que decir tiene que estaban de muerte. Eran de la Ría de Vigo, lo que hace ganar en sabor, textura... y precio. No son fáciles de distinguir de las foránes (inglesas, francesas, canadienses, etc.), que si bien para los paladares más selectos no están tan buenas, nos permitirán darnos un homenaje a precio más asequible. Se diferencian mejor una vez cocidas: el rojo de la gallega es más intenso y oscuro, mientras que la de importación es de un tono más pálido. Antes de su cocción, se nota que las de esta zona tienen en el caparazón un tacto más sedoso, similar a la piel del melocotón. No obstante, en Galicia suele estar vedada los seis primeros meses del año, lo que nos servirá de referencia fiable. 


Nécoras


A nosotros nos gustan más las hembras que los machos, ya que las primeras tienen más corales en su interior. Pero como sobre gustos no hay nada escrito, lo mejor es probar.

Hembra

Macho
Ingredientes:

  • 1 kg. de nécoras (eran pequeñas y entraron 7 en el kg.)
  • Agua de mar (en su defecto 60 gr. de sal por litro de agua dulce)
  • 2 hojas de laurel
Coste: Según mercado, en es caso 14 € kg.
Dificultad: No existe.


PREPARACION 
Dependerá de si los bichos está muertos o vivos. Si están muertos los pondremos directamente en agua hirviendo y si están vivos en agua fría. Si no hacemos esto, perderán la mayor parte de las patas. En ambos casos cocemos junto con las hojas de laurel 5 minutos si la nécora es pequeña y 7 si es grande. Retiramos inmediatamente del agua y dejamos enfriar a temperatura ambiente con el caparazón hacia abajo hasta su consumo. 

Enfriando
Es importante para que no pierdan en jugo de su interior. Curiosamente, en el norte de Galicia se consumen calientes. Volvemos a lo de los gustos, lo mejor es probar. Que aproveche.


Print
Leer más...

lunes, 18 de julio de 2011

Costilla de cerdo en directo (al horno, mismamente)

Esta vez hemos cocinado costillas de cerdo al horno, usando un sobre de  Directo al Horno, en su versión barbacoa. Servimos con salsas, patatas fritas, pimientos asados y arroz basmati. Buenísimas.


Costillaa de cerdo

Ingredientes:
  • 1 kg. de costillas de cerdo para churrasco
  • 1 sobre de Directo al Horno, versión barbacoa
  • 2 vasitos de arroz basmati
  • Salsa para churrasco (receta aquí)
  • Salsa brava (receta aquí)
  • Pimientos asados en conserva (receta aquí) 
  • 1 vaso de agua
Coste: 3,50 €
Dificultad:
Ni se menciona

PREPARACION 
Ponemos las costillas cortadas en un tupper hermético. Disolvemos el contenido de especias de Directo al Horno en el vaso de agua y repartimos sobre la carne. Metemos en la nevera y, de ves en cuando, le damos la vuelta al recipiente para que las costillas se impregnen bien con el adobo. Dejamos adobar al menos 36 horas. Para cocinar, precalentamos el horno a 200ºC e introducimos las costillas junto con líquido el adobo en la bolsa de hornear, ponemos en una rustidera y asamos durante una hora. Pasado este tiempo, abrimos la bolsa, colocamos las costillas ordenadamente y gratinamos don grill 5 minutos. Damos la vuela a las costillas y doramos otros 5 minutos. Podemos servir "en seco" (como en la foto), para añadir después salsas a nuestro gusto o utilizar la propia salsa resultante del asado, que está de rechupete. Nosotros servimos esta última en salsera aparte, junto con las otras dos. Para chuparse los dedos. No imagináis lo que gana respecto a la forma de cocinar que  indican las instrucciones de Directo al Horno.

Nota: Para cocinar arroz basmati sueltecillo y sin que se pegue, dejamos remojar media hora en agua, cambiándola una vez. Luego cocinamos a la manera tradicional del arroz blanco, cuidando de poner la misma cantidad de arroz que agua o caldo, eso si, caliente.



Print
Leer más...

sábado, 16 de julio de 2011

Pan de centeno y nuez con nueces y pasas

No, el título de esta entrada no es un error. Hemos hecho un pan con harina de centeno y harina de nuez. Después lo hemos rellenado con nueces y pasas. El resultado ha sido espectacular. Hemos hecho varias pruebas y nos quedamos con dos de ellas. Una es la de la foto. Es la más rica y jugosa. La otra es una torta que se hace aumentando la cantidad de agua de la masa en 50 ml., con lo que se desparrama más hacia los lados al cocer. Su ventaja es que se conserva estupendamente varios días. Espero que lo probéis. Entre tanto, nosotros seguimos con la vena panadera que nos está dando.

Pan de centeno y nuez con nueces y pasas

Ingredientes:
  • 175 g. de premezcla para pan de centeno (usamos la de Lidl, (foto aquí)
  • 120 g. de nueces peladas
  • 75 g. de pasas
  • 200 ml. de agua templada (250 si queremos hacer la versión torta)

Coste: 2,75 €
Dificultad:
Cascar nueces es pesado (ojo: solo se come lo de dentro, como las ostras)



PREPARACION 
Precalentamos el horno a 60ºC. Reducimos 60 g. de nueces a polvo. Si usamos Thermomix, 4 o 5 golpes de turbo serán suficientes. Si, por el contrario, utilizamos batidora de brazo puede ser necesario añadir un poco de agua de la cantidad calculada para la masa, con el fin de moler bien). Ponemos la premezcla de centeno y el agua templada. Mezclamos antes de amasar (en TMX 30 s. velocidad cuchara). Amasamos como siempre (en TMX 4 minutos velocidad espiga). Seguidamente ponemos la masa en un bol y añadimos el resto de las nueces y las pasas. Mezclamos bien, lo que no será fácil en caso de habernos decidido por la masa con menos agua. A la hora de leudar, esta masa subirá con más dificultad, por lo que meteremos el bol tapado con un paño en el horno precalentado pero ya desconectado. Dejaremos subir durante 45 minutos. Pasado ese tiempo daremos forma a la hogaza sobre una superficie enharinada, procurando que las pasas y nueces queden en el interior, ayudando para ello con los dedos. Colocamos en la bandeja de horno sobre un papel sulfurizado, cubrimos con abundante harina común y dejamos fermentar una hora. Finalmente cocemos en el horno precalentado a 200ºC durante aproximadamente 45 minutos. Es para disfrutarlo.



Print
Leer más...

viernes, 15 de julio de 2011

Falsificación de steak tartare


Descubrimos el steak tartare en una de nuestras frecuentes visitas a la República Checa. En el restaurante Husa, en Pilsen, lo preparaban de maravilla y, excepto en verano (por eso del huevo crudo) lo tomamos muchas veces. Posteriormente en el restaurante Oporto (Oporto - Portugal) descubrimos que lo bordan, está francamente bueno. Pero ¿y eso de la carne cruda?. ¿No es verdad que algunos estómagos se ponen a la defensiva?. Pues bien, para solucionar este problema, ahí va esta receta de nuestro admirado Falsarius. Color, textura, sabor... muy conseguidos, utilizando jamón cocido como elemento principal. Que os aproveche.

Steak tartare falsificado
Ingredientes: 
  • 300 g. de jamón cocido (fiambre) en un único taco
  • 1 cebolla hermosa
  • 1 y 1/2 cucharadas de alcaparras en vinagre
  • Perejil picado
  • Tabasco
  • Salsa Perrins
  • Pimienta negra molida
  • Aceite de oliva virgen extra (del mejor que tengamos)

Coste: 2,60 €
Dificultad: Se necesita habilidad como para no dejarse los dedos en el rallador.

PREPARACION
Con un rallador tipo mandolina y por los agujeros gruesos, rayamos el jamón. Si no tienes el aparatito (alrededor de 3 € en bazares), puedes picar con cuchillo o picadora, aunque la mejor textura se obtiene con un rallador. Pon en un bol el jamón y sazona con la  pimienta negra a tu gusto. Añade dos cucharadas de perejil picado, Tabasco (1/2 cucharada) y salsa Perrins (1 cucharada). Mezcla bien. Pica la cebolla muy fina añade y remueve con las manos. Incorpora el aceite de oliva virgen (abundante), mezcla bien con las manos y prueba. Si es necesario, rectifica salsas, pimienta y/o aceite hasta que esté como prefieras. Pon las alcaparras, mezcla suavemente para que no se aplasten y sirve utilizando un aro de emplatar. Triunfo seguro.


Print
Leer más...

jueves, 14 de julio de 2011

Pastel verdulero al grana padano

Esta vez hemos hecho una pastel de verduras un poco peculiar y muy sabroso. Se trata de combinar cuatro verduras más bien dulces, como son el calabacín, la zanahoria, los guisantes y el pimiento rojo. Utilizamos queso grana padano recién  pulverizado, aunque el parmesano sirve perfectamente. Sale muy bueno y es simplote.

Pastel de verduras al grana padano

Ingredientes:
  • 1 calabacín
  • 1 puñado de guisantes
  • 1 zanahoria hermosota
  • 1 pimiento rojo
  • 125 g. de grana padano
  • 100 ml. de nata
  • 2 huevos
  • Sal
  • Aceite de oliva
Coste: 3,25 €
Dificultad:
Ni se menciona

PREPARACION 
Cortamos el calabacín en rodajas delgadas, picamos el pimiento y la zananhoria y rehogamos unos minutos con un poquito de aceite. Lo justo, sin pasarnos nada, que ni siquiera tomen color dorado. En un bol mezclamos bien la nata, el queso en polvo  y los huevos batidos, junto con una pizca de sal. Añadimos las verduras, incluyendo los guisantes, removemos suavemente y ponemos en una fuente apta para el horno previamente engrasada con mantequilla o aceite. Cocinamos a 185ºC hasta que cuaje, lo que ocurrirá en 15 o 20 minutos. ¡A comer!  


Print
Leer más...

lunes, 11 de julio de 2011

Patatas bravuconas

Las patatas bravas son una tapa sencilla y muy nuestra, que siempre hemos disfrutado. Evidentemente la ciencia está en la salsa, de la que hay mil y una variantes. Siempre recordaremos las del bar El Madrileño, en Lugo, que junto a sus calamares, cortezas y champiñones saciaron nuestro apetito durante nuestra infancia y adolescencia. El picante de aquellas patatas era capaz de hacer llorar a un mejicano. En nuestro caso hemos hecho una salsa normalita, que toman hasta los niños, pero que deja un toque picantillo de lo más agradable.


Patatas bravas
Ingredientes:
  • Patatas
  • Tomate frito
  • Vinagre
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Tabasco
Coste: Muy barato
Dificultad: ¿Eso qué es?

PREPARACION 
Cocemos las patatas con piel en agua con sal. Tienen que quedar un poquito duras, es decir, casi a punto. Las cortamos en dados y freímos en abundante aceite caliente. Para la salsa: ponemos el tomate frito, el doble de vinagre que de tomate, un toquecito de sal y Tabasco al gusto, mezclamos y salsa lista. 

Podemos tomarlas tanto frías como calientes. En ambos casos están muy ricas.


Print
Leer más...

Empanada de Millo e Liscos (Maíz y panceta)

En Galicia en General (y en Lugo especialmente), conocemos como Liscos a las lonchitas de tocino o panceta, de un grosor de más o menos 1/2 cm., fritas o asadas al espeto, que se comen calientes sobre pan del país de forma que la propia grasa de la carne moja ligeramente el pan y de esa forma mejora sustancialmente su sabor. En esta receta hicimos una empanada de masa fina y muy crujiente a base de maíz amarillo con liscos y chorizo, que ha salido la mar de buena. Merece la pena.

Empanada de millo y liscos
Ingredientes:

Para la masa:

  • 400 g. de harina de maíz amarillo (utilizamos la de la foto)
  • 165 g. de harina común de trigo
  • 60 g. de harina de centeno (utilizamos premezcla de Lidl, foto aquí)
  • 50 g. de levadura refrigerada (la típica de los dos paquetitos en celofán)
  • 1 huevo
  • 1 taza de agua caliente
  • 1/2 vaso de vino blanco
Harina de maíz amarillo
Para el relleno:
  • 350 g. de panceta o tocino magro
  • 1 chorizo fresco
  • 2 cebollas medianas
  • 1 pimiento rojo hermoso
  • Pimentón (dulce y picante, a partes iguales)
  • Aceite de oliva
Coste: 4,90 €
Dificultad: Una poquilla, ciertamente.
PREPARACION 
Empezamos preparando el relleno, con el fin de que repose mientras hacemos el resto del proceso. Para ello cortamos: la cebolla en trozos grandes, el tocino en tiras de 1,5 cm. de ancho por 1/2 cm. de grueso (no es preciso ser excesivamente preciso, precisamente), el chorizo en rodajas del mismo grosor que el tocino y el pimiento en pedazos de unos 2 por 2 cm. Ponemos a calentar abundante aceite, como si de una tortilla se tratase y pochamos cebolla y pimiento. Cuando estén casi hechos, incorporamos las carnes y cocinamos ligeramente. Echamos pimentón a nuestro gusto, mezclamos, retiramos del fuego y dejamos reposar.


Vamos con la masa: ponemos los ingredientes en la Thermomix y amasamos 6 minutos a velocidad espiga. Lo podemos hacer a mano (trabajoso) o bien con amasadora o las espirales de amasar de la batidora. Obtendremos un masa amarilla y consistente.


Masa de maíz
Cubrimos con un paño y dejamos leudar 45 minutos. Como podéis ver en la siguiente foto, la masa apenas subirá, pero la levadura habrá hecho su trabajo, lo que notaremos al hornear.


Masa de maíz leudada
Forraremos con papel de hornear una bandeja de horno (en nuestro caso redonda). Como el ancho del papel se quedaba corto, salimos del paso uniendo dos pedazos iguales y pegándolos con engrudo a base de harina con agua, con el fin de abarcar todo la bandeja. 

La harina de maíz amarillo no liga, lo que conlleva el problema de no poder extender grandes porciones con el rodillo, moldear bordes y demás. Para poder hacer tanto la base como la cubierta de la empanada, iremos moldeando obleas de masa y las colocaremos superponiendo sus bordes hasta conseguir cubrir la bandeja. El método consiste en ir tomado porciones de masa y formar una bola del tamaño de una albóndiga grande, haciéndolas rodar sobre una superficie enharinada. Ponemos la bola entre dos bolsas de plástico para congelados (de las que vienen en rollos para utilizar en casa) y alisamos con el rodillo hasta formar la oblea. Separamos con cuidado las bolsas y colocamos la oblea en el molde, de forma que sobresalga un poco por el borde. Es cuestión de lograr un grosor los suficiente fino como para que la masa sea delgadita una vez cocinada, pero que nos permita retirarla de los plásticos sin que se nos rompa. La harina espolvoreada hace milagros.


Obleas
Continuamos colocando obleas hasta tener completamente formada la base de la empanada. Sellamos los bordes de dichas obleas presionando levemente con los dedos.


Base de la empanada
Hemos llegado al momento de poner el relleno. Escurrimos el aceite (lo reservamos) y repartimos uniformemente sobre la base de la empanada. Debe de quedar con aceite suficiente para que esté jugoso, ya que el maíz absorbe mucho.


Relleno
El siguiente paso será doblar el sobrante de las obleas sobre el relleno, con fin de de hacer los bordes que, como ya comentamos, la masa de maíz no nos deja moldear de la forma tradicional.


Bordes
El siguiente paso será poner la tapa de la empanada. El sistema es el mismo que para la base: obleas y más obleas, hasta que quede cubierto todo el relleno. Aprovechamos para recortar el papel sobrante.


Tapa
Antes de poner en el horno, pintamos la superficie con aceite sobrante del relleno. No hay que tener miedo a pasarnos, insistimos que el maíz absorbe mucho. Utilizaremos un tenedor para sellar las uniones entre las obleas y repasar el borde.  Finalmente y con ayuda de una pala de cocina o similar efectuaremos a modo de cortes, unas hendiduras en la superficie que, una vez cocinada, podamos hacer raciones  sin temor a romperla, ya que estará muy crujiente.


Lista para el horno.
Ya solo nos queda poner en el horno precalentado a 200 ºC durante unos 45 minutos. Pasado este tiempo, doramos la superficie 5 minutos con el gratinador del horno. Este es el resultado:

Ojo, que quema.
Una empanada de maíz, con masa fina y muy, muy rica. 
























































































































































































































































































































































































































Print
Leer más...