Páginas

lunes, 25 de octubre de 2010

Encuentros de calamares en la cuarta fase

Es una forma un tanto retorcida de hacer un guiso de calamares: por fases. Alguien dirá que se puede hacer todo junto, o directamente la cebolla con los calamares, o... y tendrá razón. Pero hacerlo así, por etapas, proporciona un sabor y un punto a los ingredientes realmente bueno. Y si dudáis de lo que os decimos, nada mejor que probar a hacerlos y discutir con fundamento, que diría Arguiñano.

Guiso de calamares
Ingredientes: 
  • 8 potas grandotas congeladas (si son frescas, es preferible congelar para que ablanden)
  • 1 y 1/2 cebolla
  • 5 dientes de ajo grandes
  • 4 patatas de tamaño normal
  • 1/2 pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 2 hojas de laurel
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Sal 
  • Aceite de oliva
  • Caldo de pescado (vale de brick perfectamente)

Coste: 3,50 €
Dificultad: Solo hay que tener paciencia

PREPARACION
Limpia bien las potas, abriéndolas por la mitad. Es conveniente raspar el interior con un cuchillo. Pícalas en trozos no muy pequeños, que al cocer encogen. Reserva. Pica la cebolla en juliana media y los pimientos en trozos del tamaño que habitualmente se usa en los guisos. Reserva. Pela y reserva (en agua) las patatas. Y ahora:

1ª Fase: En una sartén con aceite de oliva pocha el pimiento junto con la cebolla y sazona, hasta que esta esté casi transparente.  Reserva.

2ª Fase: Utiliza otra sartén para poner las potas con un poco de aceite de oliva a fuego medio. Cuando suelten líquido y empiecen a cocer baja a fuego lento. Estarán hechas cuando tomen un color muy oscuro y el caldo espese y esté igualmente oscuro. Vigila que siempre tengan caldo. Si se quedan sin el, añade un poco del brick.

3ª Fase: En una cacerola pon un poco de aceite de oliva y añade los ajos aplastados previamente y sin pelar.   Cuando los ajos cojan color añade la cebolla y los pimientos. Rehoga bien y deja cocinar un par de minutos. Pon 1 y 1/2 cucharaditas de pimentón dulce, 1/2 cucharadita de pimentón picante y las dos hojas de laurel. Ojo al pimentón, que no se queme. Es preferible que para esta operación retires la cacerola del fuego. Añade las patatas, chascándolas con el cuchillo para que suelten  su almidón. Rehoga muy bien y deja cocinar otro par de minutos. Cubre con caldo de pescado y deja cocinar tapado a fuego medio hasta que las patatas esté hechas, lo que ocurrirá en más o menos 15 minutos. Vigila que no se quede sin caldo. Si fuese así, añade del brick.

4ª Fase: El Encuentro: Cuando las patatas estén hechas saca cuatro o cinco de la cazuela, aplástalas bien con un aplasta purés o un tenedor y vuélvelas a añadir al guiso. Revuelve bien para que espese. Es el momento de incorporar las potas, remover un poquito, dejar cocer cinco minutos y estará listo.

Existe una quinta fase: el comerlas, recibir las críticas (no hay ninguna, pero lo ponemos para quedar bien) y las oportunas felicitaciones, las peticiones de bises (¡quiero repetir!), etc. Pero todo esto ya es otra historia.





No hay comentarios:

Publicar un comentario