Páginas

martes, 4 de enero de 2011

Berenjenas islandesas

Con bacalao de Islandia, por supuesto. A quien le guste la berenjena podrá confirmar que tiene buen gusto a poco que pruebe esta preparación. Es un plato contundente y muy sabroso. De los de fin de semana, vamos.


Berenjena Islandesa
Ingredientes:

  • 3 berenjenas
  • 2 postas de bacalao desalado
  • 1 cebolla hermosa
  • Salsa de tomate (receta aquí)
  • 1 bolsa de queso de gratinar (usamos mezcla de 4 quesos)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Coste: 2,00 € (Ingredientes comprados en Lidl)
Dificultad: Un poquito más de la que estamos acostumbrados


PREPARACION
Empezamos con las berenjenas. Las cortamos a la mitad longitudinalmente y, atención, hacemos una operación que a algunos se les escapa: quitarles el agua ácida. Para ello las ponemos sobre una capa de abundante sal por el lado de la pulpa durante más o menos una hora. Veremos que dejan una cantidad de líquido de color verdoso. Esta simple operación hará que la carne de la berenjena sea dulce y rica. Las lavamos debajo del grifo para retirarles la sal que se haya quedado pegada, secamos levemente, hacemos unas incisiones en la pulpa en forma de rombo con el fin de que podamos quitar la carne más fácilmente una vez cocinadas, ponemos en la bandeja, regamos con aceite de oliva y cocinamos en el horno a 180ºC durante 45 minutos. Una vez hechas, vaciamos  la pulpa con ayuda de una cuchara con cuidado de no dañar la piel y picamos a un tamaño medio. Reservamos.

Vamos con el bacalao: simplemente ponemos las postas en un cazo al fuego con agua fría procurando que queden con la piel hacia abajo. Cuando el agua rompa a hervir retiramos del fuego y sacamos las postas de cazo, esperamos a que enfríen y desmigamos. Reservamos.

Y finalmente, el relleno. Ponemos a calentar a fuego medio 4 cucharadas de aceite de oliva. Cuando esté calentito, echamos la cebolla picada no muy finamente. Tan pronto como coja color, ponemos el bacalao desmigado y dejamos pasar un par de minutos. Añadimos las berenjenas y les damos otro par de minutos de cocción. Solo nos queda poner la salsa de tomate, algo así como un par de vasos, aunque la cantidad será siempre al gusto del cocinero. Si vemos que nos queda escasa, siempre podremos poner un poquito más durante los 15 minutos que cocinaremos el guiso.

Pasado ese tiempo, pondremos las pieles de la berenjena en la bandeja de horno, rellenamos con nuestro guiso y cubrimos con una capa de queso rallado. Gratinamos en el horno y listo. Emplataremos poniendo un poquito de salsa de tomate en el fondo del plato, con la berenjena encima. Que os aproveche.
Print

No hay comentarios:

Publicar un comentario