Páginas

martes, 18 de enero de 2011

Boloñesa coqueta y muy bien conservada

En alguna ocasión os comentamos la especial predilección que sentimos por hacer salsas ricas (y muy útiles en las familias que tenemos niños: te salvan una comida en un santiamén) poniéndolas en conserva. Tienen la ventaja de estar mucho más buenas que las comerciales, son más económicas y se guardan la mar de bien. De la socorrida salsa boloñesa existen, además de la versión original, un montón de variantes. O sea, que todos tenemos nuestra versión, por lo que ahí va la nuestra.

Salsa boloñesa en conserva
Ingredientes: 

  • 4 kg de tomates o 4 botes grandes de tomate triturado
  • 2 cebollas grandotas
  • 2 zanahorias
  • 1 manojo de perejil
  • 400 g. de carne picada mixta (cerdo y ternera)
  • 1 bandejita de tacos de jamón
  • 1/2 vaso de vino tinto
  • 75 g. de mantequilla
  • 1/2 l. de caldo de carne
  • Aceite de oliva
  • Orégano (bote de especias)
  • Sal

Coste: 6,00 € (Ingredientes de supermercado Familia)
Dificultad: Poca tirando a muy poca.

PREPARACION
En una olla ponemos a calentar a fuego medio 6 cucharadas de aceite y la mantequilla. Añadimos la cebolla picada junto con un poco de sal, para ayudarla a "sudar" y cuando empiece a tomar color incorporamos la zanahoria y el perejil, ambos picados. En el momento en que las verduras estén hechas, agregamos la carne, el jamón y el orégano, rehogamos bien y dejamos que se cocine. Cuando las carnes estén hechas vertemos el vino, removemos y dejamos que se evapore el alcohol, para después incorporar el tomate y el caldo, mezclar bien y dejar cocinar a fuego medio/bajo, removiendo de vez en cuando y con la olla destapada hasta que la salsa espese a nuestro gusto, lo cual ocurrirá pasada 1 hora si usamos tomate de bote y más o menos 1 hora y 1/2 si el tomate es natural.

Conserva: esterilizamos los botes de cristal y sus tapas en la olla a presión unos 5 minutos. Llenamos con la salsa caliente justo hasta el borde y tapamos enroscando con fuerza. Introducimos de nuevo 5 minutos en la olla a presión y listo. Es conveniente sacarlos de la olla inmediatamente una vez transcurrido el tiempo de esterilización. Dejamos enfriar envueltos en un toallón para que el proceso sea lento. Antes de guardarlos comprobaremos que la tapa está ligeramente combada hacia el interior del tarro. Ello significa que el cierre es hermético porque se ha hecho el vacío. Si alguno tiene la tapa floja o no combada, debemos repetir el proceso, probablemente descartando esa tapa o bien congelar.
Print

No hay comentarios:

Publicar un comentario