Páginas

viernes, 10 de septiembre de 2010

Pastel de chocolate anaranjado

El chocolate y la naranja se llevan bien. Tan bien se llevan que combinados en tarta permiten hacer un dulce delicioso y algo distinto, rico, contundente y que se conserva perfectamente en el frigorífico durante varios días. El chocolate, además, va de cine con las fresas, pero esa receta la haremos otro día. Una cosa: para este pastel hace falta tiempo y paciencia. El resultado merece la pena.



Tarta de chocolate a la naranja
Ingredientes:
Para el bizcocho:

  • 75 g. de chocolate fondant
  • 175 g. de azúcar
  • 150 g. de harina
  • 200 g. de mantequilla a punto de pomada (temperatura ambiente)
  • 175 g. de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de café de levadura de sobre
  • Ralladura de naranja (tiene que ser muy fina)

Para el relleno:

  • 1 tableta (100 g.) de chocolate con naranja tipo Lindt Orange
  • 75 g. de chocolate fondant
  • 100 g. de azúcar
  • 150 g. de mantequilla
  • 3 huevos
Coste: 4,50 €
Dificultad: La verdad es que le llega


PREPARACION
Empezaremos con el bizcocho. Debemos hornear un mínimo de dos discos de bizcocho (pueden ser tres o cuatro) para poner en el medio el relleno. Nosotros lo hicimos con dos, aunque lo adecuado serían tres y lo ideal cuatro. Para ello, ponemos en un bol la mantequilla con el azúcar. Trabajamos con con las varillas hasta que queden bien mezclados como si fuera una crema. Deshacemos el chocolate fondant en varios golpes cortos de microondas, para evitar que se queme y cuando esté licuado lo añadimos a la mantequilla blanqueada. Aseguramos la homogeneidad de la mezcla  usando las varillas el tiempo necesario y cuando esté bien mezclado ponemos la harina tamizada y la levadura y batimos con la precaución de que no quede ni un solo grumo. Añadimos la ralladura de naranja, seguimos mezclando e incorporamos los huevos uno a uno. Utilizaremos un molde redondo untado de mantequilla y dividiremos la masa en tantas partes como capas de tarta queramos hacer. Horneamos a 175ºC unos 10 minutos. Desmoldamos y repetimos el proceso tantas veces como capas queramos. Reservamos los bizcochos.

Vamos con la crema. Derretimos los dos tipos de chocolate en el microondas, los mezclamos bien. Añadimos la mantequilla y mezclamos. Ponemos las yemas de los tres huevos y mezclamos de nuevo. Dejamos que enfríe y en un bol aparte montamos la claras a punto de nieve con el azúcar. Cuando estén consistentes añadimos la mezcla de chocolate, unimos suavemente con espátula de goma y tenemos la crema.

Ya solo falta montar. En el mismo molde engrasado con mantequilla colocamos en la base un papel de horno y una capa de bizcocho. Echamos crema y otra capa y así sucesivamente hasta la capa final. Esta última es conveniente montarla con la parte de abajo hacia arriba ya que suele ser más regular en cuanto a aspecto se refiere. A la nevera y a consumir al día siguiente. Una vez desmoldada puedes decorarla con azúcar glas y fideos de chocolate. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario